Tan a gusto en el campo base...

No hay comentarioscomentar este artículo


Tan a gusto en el campo base...

Ya hemos pasado el mes de expedición desde que llegamos al campo base y todavía seguimos con la paciencia que debe regir en estos casos para poder intentar la cumbre del Everest por el Corredor Hornbein. Vemos cómo la cuenta atrás de la expedición se nos va yendo de las manos sin poder hacer más de lo que hacemos. Desde el campo chino vemos la nieve mullida que cubre prácticamente el paisaje. Las morrenas y las rampas gigantes de rocas caóticas que la alimentan han quedado formando un cuerpo blanco compacto que les da un toque más ordenado y luminoso. Nuestra tienda de niño (la que se emplea en la pared, pequeñísima) estará envuelta por el blanco elemento, esperándonos para darnos cobijo durante unas horas antes de comenzar a escalar la pared.

Pero para que eso ocurra, la montaña tiene que dejar de abusar de la nieve, tiene que decir: «basta, no quiero más, dejo por unos días la borrachera de nieve que llevo». Entonces, saldremos de nuestro refugio en el pedregal, donde ya sabemos lo que es bueno, donde de tanto cuidarnos con buenas fabes, buen bacalao Giraldo y otras especialidades, todo ello regado con un buen tinto Covila, ya no nos seduce cualquier cosa que no tenga que ver con las buenas predicciones meteorológicas. Y en cuanto éstas vengan, a pesar de que ya nos invadan las ganas de ir de barbacoa a la playa, volveremos a pisar la morrena tenazmente y, tras recorrer la distancia que te recuerda que todavía tienes tobillos y paciencia para dejar atrás la última piedra del pedrerío, comenzaremos la ascensión al Everest por el Hornbein.

 Bueno, hoy en nuestro campamento ha habido movimiento de gente. Juan Lucas (Gianluca), el italiano enfermo, se ha quedado con nosotros hasta que el jeep que lo lleva hacia Katmandú ha aparecido. Junto con él, viajan dos miembros de una expedición a un sietemil que han bajado hoy marcados por el mal tiempo que les ha acompañado durante toda su estadía.

Un cordial saludo.

Publicado el 22/09/2010 por Alberto Zerain.

Comentarios

No hay comentarios


Nuevo comentario





Cerrar