Subida al Campo II

No hay comentarioscomentar este artículo


Saliendo de la tienda, el nevero arranca pendiente arriba, avisando que pocos, o ningún descanso cómodo nos va a regalar durante la ascensión. La mochila pesa, y el terreno, muy helado y resquebradizo, añade un esfuerzo más a la tarea de cramponear por la pala de hielo. En un sitio relativamente cómodo para parar, decido ajustarme los botines interiores y las botas porque noto que los tobillos no van sujetos correctamente. Son muchas las posturas que el pie debe adoptar en el hielo, buscando la menos fatigosa y más efectiva.

Después de dejar más de 1000 metros de abismo atrás, y haber despedido a Txingu y a Miguel en plena ascensión por diferentes problemas de salud, me doy de narices con el muro Kinshofer. Antes de este último esfuerzo, decido comer y beber algo. El cansancio abarca todo cuanto me rodea. Es en estos momentos cuando se deben hacer las cosas con la precisión que da creer en uno mismo.

Metro a metro, jugando con los crampones que buscan afanosamente dónde arañar con seguridad, con el piolet, buscando ranuras o zonas que permitan hacer palanca, y con el júmar, canalizando su milagroso poder en la cuerda más vistosa, voy dejando atrás este obstáculo para entrar en una especie de área exigua y aérea donde se monta el Campo II.

Poco después de llegar, los rusos bajan del intento a cumbre que no les ha permitido pasar del Campo IV. En resumidas cuentas, pasada la primera noche en el Campo II, y viendo lo costoso que resulta llegar hasta aquí, decidimos Cuny y yo quedarnos más de lo pensado y, además, intentar llegar al Campo III. Fredi, el sueco, tras la primera noche, se va y da por terminada la expedición por problemas físicos.

A pesar de nevar y nevar durante los tres días que pasamos aquí, valoramos positivamente el paso dado en el período de aclimatación. Para quien no conozca bien las estrecheces e incomodidades que se dan en un lugar donde salir de la tienda y dar un paso es encontrarte con el abismo, donde la ventisca merodea y llama a la puerta a cada rato, donde todo se reduce a la mínima expresión, y donde cualquier detalle, por pequeño que sea, cobra especial relevancia, estos lugares y estas experiencias curten y sacan lo mejor de nosotros, por ser capaces de hacer de las peores situaciones momentos únicos. La paciencia, la motivación, todo lo que hace no torcerte en el empeño de conseguir un sueño, son los valores que más nos ayudan a vivir intensamente cada momento.

Ahora, ya de nuevo en el Campo Base, nos damos cuenta del paso dado en la montaña y de lo solos que estamos, también. No está Miguel, Fredi tampoco, y Txingu que dice que no se le cuente como un miembro del grupo, sino como medio…

IGOERA BIGARREN KANPAMENDURA

Dendatik atera bezain laster, inklinazioa dugu nagusi, erraz jakin izan dugu hemendik aurrera ez dugula deskantsu erosorik pasako. Eremu zail eta izoztu honetan kranpoien erabilera adituagoa eskatzen digu. Nire orkatilak egokituagoak egon daitezen nire botak hobetu lotu behar izan ditut, asko dira oinekin egin beharreko posturak izan ere.

Kinshofer harresiarekin egin dut topo 1000 metro inguru igo ondoren eta arazo fisikoengatik Txingu eta Miguel agurtu ondoren. Azken urratsa eman baino lehen zerbait jatea eta hidratatzea erabaki dut. Nekea gero eta nabariagoa da, nigan sinestea erabakigarria den momentua alegia.

Bigarren kanpamendua muntatzeko aldera iristeko kranpoiak zehaztasun handiarekin erabili behar ditut, eta jumarrarekin modu egokiz soka era txukunez pasa. Honela sartzen joan naiz sartzen bigarren kanpamendua ezarriko dudan eremuan.

Bertara iritsi eta handik gutxira errusiar espedizio baten jaitsierarekin aurkitu naiz, ezin izan dute bosgarren kanpamendutik aurrera jarraitu. Zailtasunak ikusita kanpamenduan gau bat igaro ondoren denbora gehiago egotea erabaki dugu hirugarren kanpamendua hurrengo helmuga moduan jarriz. Zorigaitzez, Fredi suediarra osasun arazoak jasaten ari zelarik, espedizioa uztea erabaki du.

Gure aklimatazio maila egoki bezala ikusten dugu 2 kanpamenduan hiru egun pasa ondoren, ala ere elurra mara-mara dabil. Egoera hauetan gehiago nabaritzen ditugu zailtasunak, edozein hanka sartzeak ondorio larriak ekar ditzake. Horregatik gugandik onena ateratzeko balio zaizkigu, esperientzia hauek gogortu egiten gaituzte. Eta ez dugu ahaztu behar, beti ere, pazientzia eta gogoak direla hau bezalako ametsak lortzeko faktore erabakigarriak.

Berriro ere oinarrizko kanpamenduan gure bakardadea nabaritzen hasten gara. Fredi eta Miguel ez daude, eta Txingu ez dago bere osotasunean berak dioen moduan.

Itzulpena: Andoni Zerain

Publicado el 05/07/2011 por Alberto Zerain.

Comentarios

No hay comentarios


Nuevo comentario





Cerrar