Solos ante el Nanga Parbat

Tiene 4 comentarioscomentar este artículo


Solos ante el Nanga Parbat

No valen las disculpas ni los enredos. El Nanga Parbat nos ha ido mostrando desde el principio que no es una montaña fácil y que en un par de envidos es capaz de desmantelar cualquier plan de ascensión por muy a favor que parezca.

Ni tan siquiera nos ha dejado merodear por las partes más altas. Nos las prometíamos muy felices en la primera incursión que hicimos a la montaña por la ruta clásica, ya que conseguíamos el Campo II y casi el III, que no pudo ser por una fuerte nevada. Atrás dejábamos Cuny y yo una noche en el Campo I y tres noches en el II.

Por cierto, en el Campo II se nos han quedado 2 tiendas, sacos de dormir, comida, 2 infiernillos y ropa. Pensando en equilibrar lo que se ha apropiado la montaña, hemos podido bajar, cuando nos retirábamos de este último intento, 600 metros de cuerdas que colgaban en la primera parte del corredor.

Siguiendo con el tema de las cuerdas de la parte baja del corredor, os cuento cómo fue este último intento. En primer lugar, en este ataque participamos Cuny y yo, puesto que Txingu tuvo un nuevo bajón días atrás, cuando parecía que estaba ya a punto de dejar olvidados sus problemas estomacales. Además, la idea de Cuny en este último intento era acompañarme a abrir la ruta hasta el Campo II, donde él, tras coger sus pertenencias en este sitio, daría por concluida su participación, dado que el día 29 de julio tiene el vuelo a Argentina.

A partir de este punto, y dependiendo de cómo me encontrara yo, continuaría, en solitario, el plan de ir hacia la cumbre.

Pasamos la primera noche en el Campo I y contábamos con una previsión meteorológica en altura buena en general. Sin embargo, durante la tarde y noche, no paró de llover, después de habernos regalado un día de sol sin nube alguna. Mientras escuchábamos la lluvia golpear nuestra tienda, nos dábamos cuenta de que el glaciar seguía mandando agua muy alegremente. Sí, la temperatura, para ser de noche, era demasiado alta.

A las 4:30 de la mañana, prendimos el hornillo y ya desde el amanecer, nos vimos metidos en una espesa niebla que mantenía viva una lluvia fina. A las 8 nos decidimos a salir hacia Campo II, sabiendo que era un día poco recomendable para disfrutar de la montaña.

Íbamos vestidos como en verano: una camiseta de manga larga Diamir y su respectivo pijama fino, y encima un pantalón tipo Gorotex. La nieve estaba muy blanda, y esto nos permitía ir desenterrando cuerdas fijas en los primeros 500 metros. Aparte de las cuerdas que llevábamos para escalar Cuny y yo, nos echamos a la espalda también, cada uno, 60 metros de cuerdas fijas que quitamos, y que por estar mojadas pesaban más de 5 kilos.

En cuanto empezamos la parte más inclinada, comenzaron a caer piedras y hielo de arriba y una avalancha arrancó a nuestra altura, en medio del corredor. La zona donde estábamos no se movió. A todo esto, la niebla no nos permitía ver más allá de 20 metros. Continuamos hasta el punto donde nos habíamos quedado la otra vez y comenzamos a instalar las cuerdas que habíamos quitado de abajo. Cuando las colocamos y vimos que no había ni rastro de las cuerdas que seguían de allí hacia arriba, y que las piedras y el hielo nos hacían estar en demasiada tensión, decidimos no arriesgar más. En un par de ocasiones recibí el impacto del hielo en el casco y el brazo. Después, al bajar, decidimos arrancar todas las cuerdas que pudimos y bajarlas al Campo I para regalárselas a porteadores y a los que nos acompañan en el Campo Base: Akremulak y Chaker, cocinero y ayudante de cocina. Creo que de esta forma al menos hemos intentado compensar a la montaña, limpiarla, quitando un poco de cuerdas a cambio del material que muy a nuestro pesar hemos tenido que abandonar en el Campo II.

Hubiéramos querido compartir con todos los que nos habéis seguido esta cumbre que, en este caso, era tan especial por estar nosotros solos en la montaña, intentándola. Pero humildemente aceptamos su negativa, nos quedamos con la experiencia que nos ha regalado y la guardamos con cariño. Nos quedamos con lo positivo de enfrentarnos a un ochomil de esta manera, que nos permitirá seguir aprendiendo y dándonos oportunidades de seguir acercándonos a la montaña, fieles a nuestro estilo. 

Alberto Zerain

Foto: clásica foto de Alberto escalando con camisa a cuadros la mítica norte del Eiger en 1985.

 

Nanga Parbat aurrean dugula bakarrik gaude

Hasieratik izan dugu argi gauza bat, Nanga Parbat mendia ez dela bat ere erraza eta edozein igoera plana astindu dezakeela.

Ez dugu goikaldean aritzeko aukerarik izan ere. Lehenengo saiakeran gauzak ondo joango zirela uste genuen, izan ere bigarren kanpamendura iristea lortu genuen, baina hirugarrenerako bidean elurrak gure nahiak zapuztu zituen. Cuny eta biok gau bakarra pasa genuen lehenengoan eta hiru bigarrenean.

Gainera, bigarren kanpamenduan, denda, lo zaku, janari, su txiki edo arropa bezalako gauzak bertan utzi behar izan ditugu. Mendiak jasotako gauzengatik oreka egiteko, azken saiakerako jaitsieran 600 metro soka aurkitu genituen.

Saiakera horretan egin genuena hurrengoa da. Cuny eta biok parte hartu genuen, izan ere Txingu arazo fisikoekin hasi zen egun batzuk aurrerago. Cunyren ideia, bigarren kanpamendurako ibilbidearen egituran nirekin batera parte hartzea zen, ondoren bere gauzak bertatik hartzeko, 29an hegalaldia zuen Argentinara izan ere. Bertan bukatuko zen bere esku-hartzea.

Momentu horretatik aurrera, nire burua ondo egotekotan, bakarrik jarraitzea izango zen plana gailurra lortzeko saiakeran.

Orokorrean ona zen lehenengo kanpamenduan izan genuen lehen gaueko denboraldia. Hurrengo eguneko arratsaldean ordea, euria izan genuen gelditu gabe. Hala ere, tenperatura altua zen gaua izateko.

Su txikia 4:30tan piztu genuen goizegi bazen ere, eta euri mehea laino artean hauteman genezakeen. Bagenekien ez zela egun aproposena baina, hala ere, goizeko zortzietan bigarren kanpamendurako bidea hartu genuen.

Gure janzkera udakoa zen, Diamirreko mahuka luzeko alkandora haren pijama mehearekin, eta gainetik Gorotex fraka. Cuny eta biok 60 metro soka eraman genituen sorbaldan eta bustiak egonagatik 5 kilo pisatzen zuten. Honekin batera, elurra biguna zegoenez barruan zeuden soka finkoak atera genitzakeen.

Korridorearen erdian geundela, alde inklinatuenean geundela harriak eta izotz zatiak jauzi ziren, horrekin batera elur jauzi bat gure ondoan piztu zen. Gure ingurua ez zen mugitu, baina hogei metrotan ez genuen ezer ere ez ikusten. Azken saiakeran gelditu ginen punturaino jarraitu genuen eta bertan sokak jartzen hasi ginen. Jarrita genituela aurretik jarrita zeudenak ez zirela ageri konturatu ginen, eta harrien eta izotzen jauziak egoteko arriskua oso altua zenez, bertan behera utzi behar izan genuen saiakera. Kaskoan eta besoan izotz zatien erorketak sentitu nituen. Jaitsiera aprobetxatuz, bidean geratu ziren ahalik eta soka gehien hartzea erabaki genuen, ondoren gure kideei emateko, Akremulaki, Chakerri eta sukaldariei hain zuzen ere. Hau da mendiari egin diogun oreka moduko faborea, sokak kentzea, zoritxarrez utzi diogun material guztiaren ordez.

Hasieratik, gure nahia, zuekin batera gailurra ospatzea zen eta kasu honetan berezia zen, izan ere, mendian gu bakarrik geunden. Umiltasunez onartu dugu gure saiakeraren porrota, eta aldeko gauzekin geratzen gara, irabazi dugun esperientziarekin. Beti gure estiloa erabiliz, pozik eta harro gaude honelako zortzimilakoa irakatsi digunarekin eta izan dugun aukera honekin.

Itzulpena: Andoni Zerain

Publicado el 23/07/2011 por Alberto Zerain.

Comentarios

Pedro Millán
28/07/2011
Buena decisión Alberto... Enhorabuena por el intento y por tener la cabeza fría para desistir... Hasta pronto!
Familia Zurbano
26/07/2011
Enhorabuena por tomar la decisión de que OTRA VEZ SERA. Las imprudencias de atacar en condiciones adversas se pagan caras, estamos convencidos que ha sido una decisión correcta, por lo tanto un éxito para vosotros y los patrocinadores. AURRERA
Miguel Alicante
23/07/2011
Bueno, parece que la aventura a terminado por ahora, pero el Nanga seguirá allí por mucho tiempo y estoy seguro de que ahora estais más preparados que nunca para escribir una página imborrable en esta montaña. ENHORABUENA por lo vivido y gracias por compartirlo.
gustavo & jossy
23/07/2011
El valor está en la experiencia de estos intentos, la valentía y perseverancia. Esta vez no pudo ser, será la siguiente. Pero eso si, siempre responsablemente. Buen retorno a casa!

Nuevo comentario





Cerrar