Sigue el mal tiempo

Tiene 4 comentarioscomentar este artículo


La vida en el Campo Base del Nanga Parbat es un balneario que cuando toca hay que disfrutar. En nuestro caso, encima, desde que bajamos de acariciar la ruta Mazeno, sigue haciendo malo aunque, a ratos, como hoy, ha dejado de caer agua o granizo. Bajo un manto de nubes suficientemente alejadas como para saber que no nos come la niebla, disfrutamos del descanso dividiendo las horas en quehaceres rutinarios y cambiantes: conversar, oír música, escuchar el canto de las marmotas, escribir, leer, pasear sin alejarnos más de 50 metros a la redonda son, entre otras, ocupaciones que hacemos con gusto, y hasta diría yo, con mimo.
Al estar en un campo bastante bajo en comparación con lo que se suele dar en otras expediciones, el cuerpo no recibe la agresión de la altura como en el común de las expediciones. Es como si la naturaleza se hubiera superado a sí misma y nos concediera el privilegio de disfrutar hasta del mal tiempo que nos visita desde días atrás.
El frío de la montaña no llega a meterse bajo de los poros de la piel, y las flores, abrazadas por el césped verde que todo lo cubre, parece que acabara por recordarnos que no estamos en un Campo Base a la sombra de uno de los ochomiles.
Cercano a nuestro campamento pueden verse las huellas de otras tiendas de expediciones que hace unos días partían. Así que ahora sólo quedamos tres escaladores bajo la montaña desnuda para intentar el reto que nos planteamos. Las pocas veces que se deja ver la montaña se la ve vestida de blanco por todos los sitios. Hasta los enormes seracs que cuelgan amenazantes de las partes altas de la montaña parecen diferentes bajo el manto níveo que los cubre.
Pero ya hemos visto suficiente. De Chilas viene con pasaje de ida una tormenta que va escalando las primeras aristas que emergen del glaciar. Y no sólo escala, sino que borra siluetas y formas. Con apetito voraz se prende de los altos picos, sin importarle si son 6000 o 7000 los metros que mide. Completamente aclimatada, pasa por el Campo Base y suelta lo que no ha podido digerir a su paso. Ahora sigue hasta instalarse en la punta del Nanga. Nosotros permanecemos a cubierto bajo la lona de la tienda escuchando las gotas que caen sin cesar, a la vez que nos hacemos fuertes a estos caprichos del clima como podemos.

EGURALDI TXARRA JARRAITZEN DU

Nanga Parbateko oinarrizko kanpamenduko bizitza gozatu beharreko bainuetxe bat bezalakoa da. Gure kasuan, gainera, Mazeno ibilbidea laztantzen hasi ginenetik, eguraldia txarra izaten jarraitzen da,nahiz eta, tarteka, gaur bezala, euria eta txingorra bota ondoren atertu du. Lainoak jango ez gaituen aski urrunduta dauden hodei mantu batzuen azpian gaude. Jaitsieraz gozatzen dugu orduak ohiko eginkizunetan banatzen: solas egin, musika entzun, marmoten kantua entzun, idatzi, irakurri, itzulingurutik 50 m urrundu gabe ibilaldiak egitea dira, gauza asko batzuen artean, atseginez egiten ditugun eginkizunak.
Beste expedizio batzuekin konparatuz nahiko baxua den kanpamenduan gaudenez, gorputzak ez du jasotzen berdin altueraren erasoa. Natura, orain dela egun batzuk jarraitzen gaituen eguraldi txarraz gozatzeko aukera ematen digu ere. Mendiko hotza ez da gure azaleko poroetatik sartzen, eta loreak, zelaiak besarkatutakoak, zortzimila baten ondoan ez gaudela gogoratzen dugu.
Gure kanpamendutik hurbil, orain dela egun batzuk abiatu ziren beste espedizioen denden arrastoak ikusten ditugu. Beraz, orain, hiru eskalatzaile bakarrik gelditzen gara mendi biluzi honen azpian, pentsatutako erronka betetzeko. Mendia ikusten dugun aldi gutxietan, zuriz margotuta dago leku guztietatik. Serac-ak ere, ezberdinak dirudite biltzen dituen elur mantuaren azpian.
Baina gehiegi ikusi dugu orain arte. Chilas-etik etortzen da glaziarrean azaleratzen den ertzean eskalatzen hasten den ekaitza. Eskalatzea ez da egiten duen gauza bakarra, halaber, siluetak eta formak ezabatzen ditu. Gogo biziz eransten da mutur altuetan, neurtzen dituen 6.000 edo 7.000 metroak axola gabe. Guztiz girotuta, oinarrizko kanpamendutik pasatzen da eta haren ibilbidean digeritu ez duena askatzen du. Nangaren puntan kokatu arte jarraitzen du orain. Babespean jarraitzen dugu dendako olanaren azpian, etengabe erortzen diren euri tantak entzuten, eta aldi berean, indartsu egiten gara klimaren apeta hauekin.

Itzulpena: Jon Zerain

Publicado el 11/07/2011 por Alberto Zerain.

Comentarios

Tomás Pérez del Urdaburu
12/07/2011
Aupa campeones, suerte y saludos para Txingu
Antonio
12/07/2011
Aupa txapeldunes !!!!
Familia Zurbano
12/07/2011
Animo Alberto y compani, mandarnos esas aguas para aqui y que os deje subir con el sol que os enviamos. Un fuerte abrazo.
Mari jose
11/07/2011
Kaixo Alberto, aprovecha el descanso y coge fuerzas, mucho ánimo para todos.Un abrazo desde Lanzarote.

Nuevo comentario





Cerrar