Seguimos intentándolo

Tiene 14 comentarioscomentar este artículo


Mientras la lluvia golpea la tienda en el Campo Base, os cuento los últimos movimientos de la expedición. Ayer salíamos a las 2 de la tarde del Campo Base hacia el Campo I. En el camino, aparte de las marmotas que salen a saludarnos, hemos visto al caballo, que días atrás pastaba cerca nuestro, tumbado en el suelo, sin vida. Ya lo veíamos venir. Al parecer, los dueños lo soltaron a morir tranquilo cuando vieron que el desenlace era cuestión de días.

Con cierta pena, seguimos el camino, saboreando la tarde y, como siempre, cargados como mulas. La aclimatación se nota porque apenas paramos para recobrar el aliento. Es así que en dos horas y media llegamos al Campo I tras dejar 700 metros de altitud atrás y un glaciar que no para de palpitar porque recibe continuamente materia compuesta por masas de hielo, rocas y ríos de agua que a estas horas cruzan por muchos de los canales interiores del hielo.

Tras ponernos cómodos, disfrutamos de una hermosa tarde hasta que llega la noche. En un momento de la noche, la nieve hace acto de presencia pero la ignoramos con nuestro fácil dormir. Por la mañana, prendo el infiernillo para desayunar a las 5 de la mañana. La climatología, sin ser la mejor, está como para tirar para el Campo II, con la esperanza de que todo vaya a mejor los próximos días.

A las 7 de la mañana, comenzamos a encarar el corredor y vamos dándonos cuenta de la cantidad de nieve que ha caído días atrás, porque la cuerda fija que había no hay quien la saque del hielo y la nieve. Al principio, tampoco es que esto sea tan malo, ya que las rampas pueden hacerse en libre a pesar de llevar sólo un piolet. Más arriba, y debido a la verticalidad y el hielo (mínimo 60 °) pienso que los 200 metros de cuerda que pusimos y utilizamos la vez anterior, además de otras cuerdas que había, estarán más fáciles de sacar del hielo.

Cuando mi altímetro marca los 5550 metros, y después de hacer en libre buena parte hasta este punto, veo que las cuerdas brillan por su ausencia, a pesar de intentar, a pioletazos, hacerme una idea de dónde han podido quedar. Con un solo piolet, el riesgo, sobre todo en la bajada, es alto, así que, vuelta hacia el Campo Base.

Ahora, desde aquí, hemos decidido salir con más tornillos, cuerda y 2 piolets en cuanto sepamos seguro que la climatología estará de nuestro lado. Y esto tendrá que ser en breve porque ya no nos quedan muchos días.

Saludos a todos los que seguís las crónicas de nuestra expedición.


Saiatzen jarraituko dugu

 Euria nagusi zela dendatik atera ginen lehenengo kanpamendura iristeko asmoarekin. Bidean marmotekin batera, duela egun batzuk ikusi genuen zaldiaren gorputza lurrean aurkitu genuen, seguruenik bere nagusiek hil zorian zegoela ikusita bertan aske utzi zuten.

 Betiko moduan zamaz beteta abiatu ginen arratsalde triste hartan. Nabaria dugu aklimatazioa, izan ere, ia ez genuen atseden egiteko geldialdirik egin. Gauzak horrela, bi ordutan lortu genuen gure helmuga 700 metro atzean utzita. Horrekin batera izotzez eta harkaitzez elikatutako glaziarra ere atzean utzi genuen.

Gaua iritsi arte arratsalde polit eta lasai batez gozatu genuen eroso-eroso. Hain erraz hartu genuen lo non ez genuen elurra nabaritu. Goizean goiz su txikia piztu dut gosaltzeko. Denboraldia ez da gustukoena, baina bigarren kanpamendura igotzeko aukera ematen digu, beti ere, hurrengo egunetan hobekuntza izateko esperantzarekin.

Goizeko zazpietan abiatu ginen korridorerantz, eta bertan aurreko egunetan erori zen elurra erraz hauteman genuen, lokarri finkoa oso zaila zen izotzetik ateratzea. Hasiera ez da hain konplexua izan, piolet batekin arrapalak gauzatu daitezke. Bertikaltasuna dela eta, gorago dauden lokarriak, 200 metrotakoak, izotzetik errazago aterako ditugulakoarekin nago.

5550 metrotan nagoela, modu askean honaino iritsi arte, lokarriak ez daudela konturatuko naiz, alferrik saiatu naiz pioleta erabiliz bilatzen. Piolet bakarrarekin egoteak arriskua dakarkit, beraz, buelta eman eta oinarrizko kanpamendura berriz.

Hemen gaudela, torloju eta lokarri gehiagorekin ateratzea dela egokiena pentsatu dugu, eta no la ez, bi pioletekin. Egun gutxi ditugu, eta eguraldi onaren zain gaude berriz ere.
Agur bat kronika hauek jarraitzen dituzuen guztioi.

Itzulpena: Andoni Zerain

Publicado el 19/07/2011 por Alberto Zerain.

Comentarios

Gaby Proverbio
24/07/2011
Cuny, por si lees, cuidate, volve pronto!!!! Bañate...
ixi
23/07/2011
Animo Hirukote!!!!Gauero mesilan dugun liburu erakargarri bat balitz bexelaxe jasotzen ditut zuen kronikak.A ze,zirrikititu dituen Nangak,baina zuen estilo alpinoak duen baloreagaitik ZORIONTZEN zaituztet,eta mendia beti hor egongo da!!!Gora irriparrak,eguraldiak lagundu ez arren..3Muxu!!!
Miguel Alicante
23/07/2011
Bueno, parece que la aventura a terminado por ahora, pero el Nanga seguirá allí por mucho tiempo y estoy seguro de que ahora estais más preparados que nunca para escribir una página imborrable en esta montaña. ENHORABUENA por lo vivido y gracias por compartirlo.
Patxi Aiaratik
23/07/2011
Ea Maddalenekin batera eguraldia eta baldintzan hobetzen zaizkizuen. Animo, Txingu, Alberto eta Cuny
Natha
22/07/2011
Ei Alberto!!! Mucha suerte, ànimos i buen tiempo! 1 beso
Juan L
22/07/2011
Animo Txingu ta konpañia. Errenterian Madalenak hasiko dira ta ea horrekin batera eguraldia hobetzen zaizuen (eta guri ere mesedez!!). Ondo pasa ta kontuz ibili!!
Olatz
21/07/2011
Animo Txingu. Zorterik onena azken egun hauetan. Bada garaia eguzkia ateratzeko. Ea hemen ere ateratzen den guk ere beharko degu eta pirirneotan
sanvi
20/07/2011
Hola Ceras, otra vez soy yo. Ánimo, y acuerdate que tenemos una cena pendiente a la vuelta.
david rufo-desde sevilla
20/07/2011
aupa pareja, sois increibles, eso si es hacer montaña y no lo que hacen algun@s....dale fuerte txingu, saludos. david rufo, desde sevilla
Patricia
20/07/2011
Muchas gracias por todos los mensajes. Cada vez que hablo con Alberto le transmito (rápidamente) todas las buenas "vibras" que dejan todos ustedes, para él, Txingu y Cuny, incluyendo los mensajes del Race Tracker. Muchos saludos
Javi López
20/07/2011
Mucho ánimo y gracias por las crónicas
Antonio García
20/07/2011
darle caña y suerte en el día a día
Benja
19/07/2011
Ánimo Alberto, a veces hay que pasar días o rachas que son como pruebas a nosotros mismo, en los que uno se siente estar "peleando contra molinos" como Don Quijote... pero frecuentemente de nuevo se abre la luz.... y todo cobra sentido de nuevo y comienza a encajar... No desesperéis y a seguir, haciendo todo lo que podéis, como hasta ahora. Porque, así, pase lo que pase, algo habréis hecho en cualquier caso. Abrazos para todos!
Antonio Y Ana
19/07/2011
Ánimo Zeras y Txingu. Mucha suerte desde Gasteiz

Nuevo comentario





Cerrar