Primeros días de Campo Base

No hay comentarioscomentar este artículo


Nada más llegar al Campo Base, el líder de la expedición austriaca, Dominique, viene a saludarnos y nos cuenta cómo han sido sus días intentando el Nanga Parbat. Al parecer, van a abandonar después de un mes de arduo trabajo, y sin haber llegado al Campo IV. Este año está resultando, con respecto a los 20 últimos años, el más complicado. La cantidad de nieve caída en el invierno ha dejado las paredes con una nieve de varias calidades sin transformar y con la capa de arriba cambiante según los momentos del día. El viento también hace que, según sea su capricho, zarandee de un lado para otro el manto níveo. De modo que muchas zonas invitan a la sorpresa. Nosotros, por supuesto, agradecemos los detalles, que tendremos en cuenta, y seguiremos con lo nuestro. Pensamos que ahora que acabamos de llegar las cosas cambiarán y la ruta será la de siempre, por lo menos.

Pronto plantamos las tiendas y vamos ordenando nuestras cosas. La comida de algunos bidones viene totalmente reventada. Y los aromas de algunos productos golpean con fuerza en la nariz. Los diez días que lleva la mercancía a temperaturas de desierto ponen a prueba los envases y conservantes de los productos. El olfato será quien decida qué camino deben llevar algunos alimentos. Si dejáramos que la vista haga el descarte, pocas cosas se salvarían.

Desde donde estamos instalados, nos cuesta ser conscientes de la distancia lineal que nos separa de la cumbre. La realidad se distorsiona hacia cualquiera de los puntos a donde apuntemos con la vista: un caos de seracs colgantes, áreas resquebrajadas de hielo y nieve, y espolones de roca que pintan de negro la base de la pared al desprenderse parte de su roca son el resumen de los 4 kilómetros de pared que separan el glaciar de la cumbre del Nanga Parbat.

Vamos sacando el material personal para ver si está todo y vamos acomodando las cosas de las tiendas de cada uno. Recibimos un colchón más ancho de lo habitual que seguramente añoraremos cada vez que estemos en los campos de altura.
El resto de la tarde lo pasamos correteando por aquí y por allá, siempre con algo en la mano que colocamos en uno u otro sitio.

Tras una cena variada, sin perder tiempo en reposadas conversaciones, nos vamos cada uno al abrigo de su tienda, con las ganas de caer en un sueño reparador y escaso en los últimos días. Desde el abrigo del saco se siente al gigante Nanga Parbat respirar en el silencio de la noche. A veces se sacude de piedras y de pedazos de hielo que le sobran y se despierta como diciéndonos “Aquí, en este lugar, soy yo quien manda y dispone”.

Al levantarme y ver el paisaje asomado a la puerta de la tienda de campaña, parecía que se trataba de un sueño. El sol comenzaba a encender las crestas de la arista Mazeno mientras las escarpadas siluetas que arrancan del glaciar quedaban como abandonadas a la tristeza de las sombras. La explanada de hierba flotaba entre gotas de rocío brillante que esperaban al primer rayo de sol para desaparecer.

El primer día de campo base lo dedicamos a ordenar las cosas lo mejor posible y a sobrellevar los primeros síntomas de la altura. Intentamos mandar fotos y crónicas por el Thuraya sin éxito. Probamos también el satélite de Cuny, el argentino, y lo dejamos por imposible, también. Al día siguiente, la técnica sueca no falla y podemos mandar algo al fin gracias a Fredi. Por la tarde, aprovechamos a dar un paseo por las montañas que nos custodian frente al Nanga Parbat. La idea era quedarse a dormir pasados los 5000 metros pero la nieve y la tormenta hacen acto de presencia y nos disuaden. Bajamos al Campo Base, donde el colchón y una buena cena nos esperan.

El mal tiempo se instala también, como mejor sabe hacerlo, en el Campo Base. El granizo y la oscuridad en pleno día borran por unas horas la figura del Nanga Parbat. Es momento de leer y descansar mientras se pueda.

Así van pasando los primeros días en el Campo Base, donde ahora quedamos sólo nuestra expedición y los rusos que en estos momentos están intentando la cumbre del Nanga Parbat.

 

LEHEN EGUNAK OINARRIZKO KANPAMENDUAN

Oinarrizko kanpamendura iritsi bezain laster, espedizio austriarraren burua, Dominique, agurtzera etortzen zaigu eta bere egunak Nanga Parbat igotzen nolakoak izan diren kontatzen digu. Itxura denez, bertan behera utziko dute hilabete neketsu baten ondoren, eta IV. Kanpamendura iritsi gabe. Aurtengoa, aurreko 20 hilabeteekin konparatuz zailena izaten ari da. Neguan eroritako elur kantitatea kalitate ezberdinetako elurra utzi ditu paretetan. Haizearen nahieraren arabera astintzen da elur Mantua. Gu, nola ez, xehetasun hauek kontuan harturik, gurearekin jarraituko dugu. Pentsatzen dugu, orain gu iritsi garenez gauzak aldatuko direla eta ibilbidea betikoa izango dela, gutxienez.

Laister dendak prestatu eta gure gauzak antolatzen ditugu. Bidoi batzuetako janaria erabat zanpatuta dator. Eta produktu batzuen lurrina gogor jotzen dute sudurrean. Janariak, desertuko tenperaturan daramatzan hamar egunak ontziak eta kontserbagarriak frogan ipintzen ditu. Usaimena izango da elikagai batzuk hartu beharko duten bidea erabakiko duena. Ikusmenari utziko bagenio erabakia hartzen gauza gutxi batzuk balioko lukete.

Instalatuta gauden tokitik, gailurretik banantzen gaituen tarteaz jakitun izatea kostatzen zaigu. Errealitatea distortsionatzen da inguratzen gaituen edozein lekura begiratuz: esekitutako “serac” pilo bat, zartatutako elur eta izotz eremuak eta hormaren oinarria beltzez margotzen duten arrokazko ezproiak erortzen.

Material pertsonala ateratzen dugu dena dagoela ikusteko eta bakoitzaren gauzak moldatzen ditugu dendetan. Normalean baino zabalagoa den koltxoi bat jasotzen dugu, ziur faltan botako dugula altuera handiagoan gaudenean.

Afaldu ondoren, denborarik galdu gabe, bakoitza bere dendara joaten da, loaldi on bat izateko asmoz.

Altxatzerakoan eta dendako atetik irtetzerakoan daukagun pasaia ikustean, amets bat zirudien. Eguzkia, Mazenoko ertza pizten hasten zen.

Oinarrizko kanpamenduko lehen egunean gauza guztiak oberen antolatzen saiatzen gara. Thurayatik argazkiak eta kronikak bidaltzen ere alferrik saiatzen gara. Cuny, aregentinarraren satelitearekin saiakera berri bat egiten dugu eta ezinezkotzat uzten dugu. Hurrengo egunean, suediar teknikaren eta Frediren laguntzarekin zerbait bidaltzea lortzen dugu. Arratsaldean, Nanga Parbat mendiaren aurrean inguratzen gaituzten mendietatik ibilaldi bat egiten dugu. 500 metroak pasata, han lo egiten gelditzea zen ideia, baina elurra eta ekaitza galarazten gaituzte. Oinarrizko kanpamendura itzultzen gara, non, koltxoia eta afari gozo bat itxaroten gaituen.

Han ere, eguraldi txarra da nagusi ere. Orain dendan lasai irakurtzen eta atsedena hartzeko momentua da.

Horrela, oinarrizko kanpamenduan lehen egunak pasatzen hasten dira. Orain, gure espedizioa eta errusiarrak. Hauek Nanga Parbateko gailurrera iristeko saiakera egiten ari dira.

Itzulpena: Jon Zerain

Publicado el 30/06/2011 por Alberto Zerain.

Comentarios

No hay comentarios


Nuevo comentario





Cerrar