Primera salida al Nanga Parbat

No hay comentarioscomentar este artículo


La arista Mazeno nos observa en todo momento cuando salimos del Campo Base hacia el Campo I de la ruta Kinshofer. Todavía, una pradera insiste en acompañarnos una parte del tramo, hasta que un corte separa descaradamente los prados de los terrenos que pertenecen a la montaña. Si se pasea por esa línea perfecta que baja de montañas vecinas al Nanga, y que convierte en morrena una de las partes, mirar a un lado u otro puede ser como encontrarse ante dos mundos diferentes: a un lado, el caos, el orden perfecto para una montaña como el Nanga Parbat y, al otro, la zona que muestra lo que entendemos más como humano y amable.

Es así que decidimos traspasar esta frontera y al primer paso comprobamos que el pie resbala sobre una arenisca que nos desliza hasta unos desordenados pedruscos que quedan sostenidos a merced del hielo.

Los andares en este territorio son algo muy particular de cada uno. A veces, una roca comienza a girar cuando la pisas y te lleva acelerado hacia otra parte del pedregoso camino, donde tienes que colocar el otro pie, aprovechando la inercia difícilmente controlada que llevas. A veces, un derrapar, otras, un culetón, otras, una precisión tal que te hace dejar atrás un tramo que mejor no plantearse repetirlo porque no te saldrá igual. Después de este desorden natural que da la bienvenida al glaciar, recorremos por estirados lomos de hielo separados por grietas, otra parte más parecida a la de andar por casa.

Ya sólo nos queda un pedregal más por donde tenemos que superar los 500 metros que faltan hasta el Campo I o, lo que es lo mismo, hasta donde arranca el Nanga Parbat. Para este último tramo, estamos ya hechos al terreno. Nos hemos convertido ya en fieras de glaciar. El área del Campo I es reducida. Hay una tienda tubo grande de los rusos que están intentando la cumbre ahora, y para colocar una segunda, hay que trabajar a pico y pala media hora. Separarte de la zona más pegada a la pared significa estar a tiro de las caídas de piedra. La noche nos va acallando, y al abrigo del saco y de la tienda, que va volviéndose metálica con la helada, nos preparamos para el primer contacto con la ruta clásica.

 

NANGA PARBATERA LEHEN IRTERA

Mazeno ertza behatzen gaitu oinarrizko kanpamendutik, I kanpamendurako bidea hartzerakoan Kinshofer ibilbidetik. Oraindik, zelaiak zeharkatzen ditugu tarte honetan. Geroago, ebaketa handi batek banantzen ditu belardiak eta mendiarenak diren larreak. Handik ibiltzen bagara, edozein lekuetara begiratzea bi modu ezberdinen aurrean aurkitzea izan daiteke: alde batean, anabasa, Nanga Parbat bezalako mendiarekin bat doana, eta bestean, atsegina bezala ulertzen dugun eremua.

Muga hau zeharkatzea erabakitzen dugu eta aurreneko urratsa eman orduko, nabaritzen dugu nola gure oina irristatu egiten den harri nahasi batzuen kontra.

Hemen, bakoitzaren ibilera berezia da. Batzuetan, arroka bat biratzen hasten da zapaltzerakoan eta bidearen beste leku batera eramaten zaitu. Zehaztasun handia behar da hemendik seguru ibiltzeko. Glaziarrera ongietorria ematen duen paisaiaren ondoren, arrakalaz banandutako izotzetako zatiak.

Orain bakarrik I. kanpamenduraino falta diren 500 metroak egin behar ditugu. Nanga Parbat hasten den tokiraino. Azken tarte honetarako, erabat prestatuta gaude. Glaziarraren aditu bihurtu gara jadanik. I. kanpamenduko eremua txikiagoa da. Gailurrera iristen saiatzen ari diren errusiarren hodi formako denda handia bat dago, eta orain, bigarren bat kokatzeko, ordu erdi bateko lan gogorra behar da. Bitartean, goitik harriak erortzen dira. Gaua pasatzen ari da eta gu dendako lozakuetan gaude. Izotzaldiarekin dendak gogortzen ari direnean, ibilbide klasikoarekin lehen kontakturako prestatzen gara. 

Itzulpena: Jon Zerain

Publicado el 05/07/2011 por Alberto Zerain.

Comentarios

No hay comentarios


Nuevo comentario





Cerrar