Porteo de material y productos de la huerta

No hay comentarioscomentar este artículo


Hoy es la tercera vez que traemos material necesario al nuevo campo base del Rombuk que estamos montando. Ayer nos acompañaron Edorta y Gotzon a traer cosas y regresamos juntos al base. Hay que decir que sufrieron lo suyo porque al final son ocho horas de pateo, y la altitud en la que se camina, además de las incómodas piedras de la morrena, no perdona. Sin embargo, el esfuerzo realizado les ha compensado: ha sido todo un reto que han superado con nota. Además, saben que han ayudado a la expedición.

Hoy, al colocarme el armario en la espalda he notado que durante la primera hora parecía como si fuera parte de mi cuerpo. Mientras bajamos del campo base, nos cruzamos con los yaks que vienen para hacer desaparecer ese campo mañana por la mañana. Cuando llegamos a un punto en el que las vistas del Rombuk Este van a desaparecer Txingu y yo miramos atrás como despidiéndonos de este lugar que nos ha acogido durante casi tres semanas.

—Tendremos que venir otro año para escalar los sietemiles que hemos conocido —me dice Txingu.
—Cuando cumplamos los sesenta vendremos a escalarlos, pero con un sherpa — le contesto.
—Trato hecho. Tú serás mi sherpa.
—Y tú el mío.

Ahora disfrutamos de un merecido descanso en el nuevo campo base. Hemos tenido incluso la ocasión de ver la pared casi al completo. Mañana volveremos a realizar un porteo hasta el último lugar donde se puede colocar un pequeño campo antes de chocar con la pared norte directa. Estamos seguros de que mañana nos dolerá el cuello de tanto mirar al gigante desde tan cerca.

En otro tono totalmente distinto, he de deciros que hay un pensamiento que atormenta a Txingu: le han contado que de su huerta están brotando sabrosos manjares que él se está perdiendo por estar aquí. Y ahora que yo también sé que mi mujer y mis hijos también están disfrutando como cada año de los tomates u otros productos de la huerta de José Luis, Juli, Miguel o Guillermo, sólo puedo solidarizarme con él.

Un abrazo a todos los que nos seguís y mandáis ánimos. Hasta la próxima.

Publicado el 09/09/2010 por Alberto Zerain.

Comentarios

No hay comentarios


Nuevo comentario





Cerrar