Nos acercamos al Pico Mazeno

Tiene 1 comentariocomentar este artículo


Nos acercamos al Pico Mazeno

Según los planes que van cobrando vida de acuerdo con las circunstancias y los caprichos de la montaña, hemos decidido salir el día de San Fermín hacia la cumbre del Mazeno. La idea ha sido cumplimentar la aclimatación, abrir una nueva ruta en la mencionada montaña, e investigar el terreno que hay en esa larga arista. Cuny, Txingu y yo hemos dejado el Campo Base a las cinco de la madrugada y en cinco minutos estábamos metidos en el glaciar. Nuestra ruta está situada justo en frente, atravesando el glaciar y tomando un tramo hacia el Este. En ese lugar situado 100 metros más abajo que el Campo Base, arranca una masa de hielo sucio y con piedras incrustadas que forman un pasillo encajonado entre dos vertientes rocosas. Los crampones van mordiendo en ese hielo duro de unos 40 grados de inclinación hasta llegar 300 metros más arriba a una rimaya que esconde, bajo su típico corte, un agujero negro donde, como diría el amigo Juanpe, cabe la catedral de Notre Dame.

El día promete en cuanto a lo meteorológico, y así las montañas y el paisaje en general van exhibiéndose a nuestros ojos en toda su belleza. Incluso nuestros semblantes se muestran más risueños. Así puedo comprobarlo al ver a mis dos compañeros. Después de la rimaya, seguimos un corredor que desde este punto puede llegar a tener 1600 metros hasta que muere en una arista desde donde otros 1000 metros pasados de terreno incierto rematan en la cumbre del Mazeno.

Después de 700 metros de desnivel conseguidos, altura en que ni hacemos cosquillas a la montaña que perseguimos, decidimos ir para la roca, pensando en recorrer las aristas de una de las agujas de roca paralelas al corredor. Es un terreno descompuesto pero de mucha belleza y, por supuesto, que sepamos, nunca antes recorrido. Cuando el espolón rocoso nos va enseñando el final (un corte vertical que remata en una arista de nieve), el tiempo va cambiando y, sin darnos cuenta, hemos quedado envueltos en una espesa niebla y las primeras gotas de agua-nieve se pegan al cuerpo. Quedan todavía varias horas de luz, suficientes para montar alguna repisa donde pasar la noche. Para ello, rapelamos hacia el lado del corredor y, en un largo, en medio de una escombrera, tras un buen rato de trabajo, conseguimos hacer una plataforma para nuestra pequeña tienda.

El tiempo ha seguido igual durante toda la noche, así que, a la mañana siguiente, no nos queda otra que bajar hasta el Campo Base, donde ahora estamos desde hace día y medio y esperamos pacientes el cambio climatológico para poder seguir enredando en lo que nos gusta.

MAZENO MENDIRA HURBILTZEN GARA

Apurka-apurka, baldintzen arabera gure egitasmoak benetakoak bihurtzen ari dira. San Fermin egunean Mazenoko gailurrera irtetea erabaki dugu. Aklimatazioa bukatzea, ibilbide berri bat irekitzea aipatutako mendian eta ertz luze horretako eremua ikertzea. Cuny, Txingu eta hirurok, oinarriko kanpamendua utzi dugu egunsentiko bostetan eta bostetan eta bost minututan glaziarrean sartuta geunden. Gure ibilbidea, aurrez aurre zegoen hain zuzen ere, glaziarra zeharkatzen eta ekialderantz pixka bat joaten. Oinarrizko kanpamendua baino 100 metro altuago dagoen leku honetan, bi isurialde harritsuen artean pasabide bat eratzen duten harri pilo bat daude. Kranpoiak koska egiten hasten dira 40 gradu inklinatuta dagoen izotz gogor horretan.

Dirudienez, egun ona izango da meteorologikoki, eta horrela mendiak eta paisaia orokorrean edertasun handia erakusten dute. Gure aurpegiak adierazpenak hobeagoak zituzten ere. Errimaia zeharkatu ondoren, 1600 metro izan ahal dituen korridore bat jarraitzen dugu, hau, Mazenoko gailurrera iristen den 1000 metroko ertz batean bukatzen da.

700 metro igo ondoren, oraindik ez diogu ezta kilimak egiten lortu nahi dugun mendiari. Arrokarako bidea hartzea erabakitzen dugu. Bereizitako gunea da, baina edertasun handikoa, eta nola ez, inor ibilitakoa. Ezproi harritsua amaiera erakusten digunean, eguraldia aldatzen ari da eta, konturatu gabe, laino trinko batean bilduta gelditu gara eta elur bustiaren lehen tantak gure gorputzetara itsasten zaizkigu. Oraindik gelditzen dira argi orduak, nahikoak erlaitz bat prestatzeko han gaua pasatu ahal izateko. Horretarako, korridorearen ondoraino rapelatzen dugu, eta luze batean, harri guztiak pilatuta dauden tokian, laneko tarte baten ondoren, gure dendarako plataforma egitea lortzen dugu.

Eguraldia berdin jarraitu du gau osoa, hortaz, hurrengo goizean, lehen kanpamendura jaitsi behar gara, non, duela egun bat eta erdi aldaketa klimatologikoa itxaroten gaudela.

Itzulpena: Jon Zerain

Publicado el 09/07/2011 por Alberto Zerain.

Comentarios

xaldu
09/07/2011
Aupa Alberto ta konpainia. Zizurkildik animorik eta besarkadarik beroenak. Eutsi horri eta ea abentura berri honetan zortea duzuen, seguru baietz!!! Muxuak, Aitzi,Iñaki,Jare ta Inhar.

Nuevo comentario





Cerrar