La ruta promete pese al mal tiempo

No hay comentarioscomentar este artículo


Ayer, 18 de septiembre, cumpleaños de mi hijo Andoni, pasamos noche en el campo cercano a la pared. Como siempre, anduvimos de prisa y corriendo porque, ya llegando, la nieve nos pilló y nos puso las cosas, como siempre, incómodas. Los compañeros italianos estaban ya en los sacos y se encuentran aclimatando a la vez que van subiendo cosas.

Con la que ha caído esta noche, hubiera parecido lógico que nos hubiera dado por descender hasta el campo chino, sin embargo, hemos querido ir hasta la base del corredor, para lo que hemos tenido que esforzarnos bastante por recorrer todo el tramo, con la nieve casi hasta las rodillas.

Ya frente a la pared, en un momento en que el sol se ha impuesto, hemos visto la ruta y realmente se encuentra mejor de lo que pensaba. Como si la nieve que cae diariamente tuviese que ver más con las zonas que rondan los 6000 metros. Así que, de momento, nos quedamos otra noche aquí y pasamos de realizar otro maratón entre piedras, tierra y hielo.

Ojalá que la noche de luna llena se mantenga sin precipitaciones porque, si es así, estaríamos pensando en atacar una de estas noches, con idea de llegar a un vivac algo más abajo del Hornbein, a 7900 metros. A partir de aquí, iremos informando.

Un cordial saludo desde los pies de la pared para todos los que siguen este reto.

Publicado el 19/09/2010 por Alberto Zerain.

Comentarios

No hay comentarios


Nuevo comentario





Cerrar