Islamabad - Chilas

No hay comentarioscomentar este artículo


Islamabad - Chilas

ISLAMABAD-CHILAS

Por fin hemos podido dormir la primera noche cumpliendo un horario normal y además en una cama. Hasta ahora se trataba de algunas cabezadas en asientos de avión, butacas o autobuses sobre la marcha. En Islamabad mismo no pasaron de tres horas las que dedicamos al descanso. Nada más llegar una frenética actividad se apoderó de nosotros. Fue llegar, saludar a los hermanos gemelos de la agencia Lela Peak, Akwar y Anway, y acompañados en todo momento por ellos salir en taxi a resolver los papeleos y realizar algunas compras. Nos acompañaba también el bochorno y la desgana, si bien poco a poco fuimos sintonizando con el caótico ambiente de una ciudad como Rawalpindi donde pudimos ver perfectamente que la gente estaba bastante ocupada con su día a día, como para dedicarle tiempo a otras actividades como las que últimamente por desgracia es conocido Pakistán.
Antes de meternos por entre los abarrotados mercados a comprar cable eléctrico y bombillas decidimos seguir el ejemplo de buena parte de lugareños metiéndonos en una concurrida fonda donde calmar la sed, el hambre y el cansancio. El sitio era amplio y acogedor y se respiraba la calma y el murmullo de los comensales. Mientras esperamos que nos sirvieran me entretenía observando los detalles del lugar y la gente que no paraba de entrar y salir. La mirada limpia e intensa de los lugareños seguía siendo la característica que los distinguía y engrandecía más allá de cualquier otro aspecto. Y si a esta cualidad se le suma la sonrisa que parece que brota sincronizada con la mirada, le hace a uno sentirse a gusto y seguro en un sitio como este.
Los taxistas nos van esperando con sus coches diminutos aparcados entre los puestos donde se entretienen a fumar y a beber té al amparo de alguna triste sombra que se vende cara a estas horas del mediodía. Por fin nos metemos con las bolsas de la compra y nos dirigimos al hotel. Tras cuarenta minutos de sauna en el habitáculo del taxi nos damos un respiro de dos horas antes de salir a cenar parrillada en un restaurante afgano típico. En el hotel hemos conocido a un sueco que comparte permiso con nosotros. Se trata de Fredi, un joven grandullón cuya cara me resulta conocida. Justo hace un mes lo había visto en una película que me dejaron sobre la tragedia del K2 en el 2008. Él era miembro de una de las expediciones internacionales que intentaron la cumbre el 1 de agosto y se retiró antes de verse involucrado en lo que se avecinaba, una de las mayores tragedias vividas en la montaña. Después de casi tres años Fredi era la primera persona con la que hablaba y que había estado atacando la cumbre del K2 los mismos días que lo hiciera yo.
Después de probar los típicos platos afganos regresamos al hotel donde pretendíamos descansar algo. No llegaron a las tres horas porque el autobús que nos llevaba a Chilas estaba para las 4:30 esperándonos. Nada más entrar en el bus Fredi muestra síntomas de estar y no estar al mismo tiempo. Con una mano en el estómago y un gesto de dolor no hace falta que nos chapurree su perfecto inglés para entenderle.
No era el mejor momento para una indisposición ante las más de doce horas de viaje que faltaban. Después de media hora Fredi ha vuelto a hablar poniendo voz al dolor que se ha cebado con él. Miguel nos traduce esta vez lo que ha dicho: “o éste es un quejica o está jodido de verdad”. De momento no queda otra que detenernos en un puesto médico de Abudabad donde tras una observación rutinaria le han recetado algún brebaje y unas pastillas. Mientras esperamos nos damos cuenta de dónde estamos: precisamente en el pueblo donde hace escasos dos meses pasó lo que nos han contado sobre Osama Bin Laden. Y nosotros que habíamos dicho para la tranquilidad familiar que había que ser muy prudentes y cautos a algunos medios de comunicación al preguntarnos antes de salir, si no era demasiado arriesgado viajar a Pakistán, ahora nos encontrábamos en esta ciudad antes olvidada, y ayer nos movíamos con desparpajo por muchos de los rincones de la capital como si tal cosa.
El viaje continuó por la Karakorum Highway donde nos volvían a saludar los mismos baches o algunos más, las mismas aldeas garabateadas en el paisaje, las aguas bravas y achocolatadas del río Indo, los enormes desfiladeros y el bochorno que era un compañero inseparable de fatiga. Con algunas paradas más de las pensadas por el problema de salud del compañero sueco, completamos 16 horas de viaje antes de entrar en un hotel de Chilas.
Alberto

 

Islamabad-Chilas
Azkenean lortu dugu ordutegi normalean lo egitea eta ohean gainera. Orain arte egindako loaldiak hegazkinetako edo autobusetako eserlekuetan oinarritu dira. Islamabad berdinean ere ez dugu 3 ordu baino gehiagoko deskantsurik izan. Honen guztiaren arrazoia, gure zer egite garrantzitsuak izan ziren, izan ere iritsi bezain laster, Lela Peak, Akwar eta Anway agentziako anai bitxiak agurtu eta taxi batean eginbeharrekoak burutzera abiatu ginen. Honekin batera, beroa eta nekea nabarmendu zen gure barruan, bitartean, Rawalpindiko giro iskanbilatsuan murgilduta geunden. Erraz ikus genezakeen hiritarren bizimodu lanpetua eta etengabea, eguneroko bizimodu horrekin nahikoa daukatela esan dezakegu, beraz haietan ez da ardura handirik nabari gaur egun Pakistan ezaguna egiten duten kontuekin.
Merkatu iskanbilatsuan sartu aurretik, gosea eta egarria kendu genuen leku handi eta eroso batean, bertatik jendearen lasaitasuna eta zurrumurruak nabari genituen, jendearen joan etorriak eta umiltasuna. Inguruko jendearen begirada zen gustura eta eroso sentitzea egiten ziguna.
Eguerdi sargoritsu hartan, taxi gidariak gure zain izan ditugu tea edaten eta erretzen zuten bitartean, beti gerizpe batean noski. Azkenik gure erosketak bukatu eta hotelerantz eraman gaituzte. Merezitako atseden bat hartu dugu, izan ere,  taxian 40 minutu itogarriak jasan ditugu. Ondoren jatetxe afganiar batean parrillada eder bat hartu dugu. Gurekin batera baimena partekatzen zuen mendizale suediar bat ezagutu dugu hotelean, ala ere, aurretik ezaguna nuen, lagun batek K2ko zorigaitzeko utzi zidan film batean ikusi nuen bere aurpegi eta gorputz handia. Bera izan zen 2008.urtean espedizio garrantzitsu bateko partaide, hauek, abuztuaren 1ean egin zuten tontorra lortzeko saiakera, baina suertez etorriko zen ezbeharraren aurretik erretiratu zen Fredi gaztea. Ustekabean, bera izan zen hiru urte luze ondoren, nirekin batera k2ko tontorraren saiakera egin genuenen artean, hitz egin nuen bakarra.
Afganiar platerak dastatu eta hotelera bueltatu gara deskantsua hartzeko asmoarekin, ala ere ez da 3 ordu baino gehiagokoa izan, Chilasrantz eramango gintuen autobusa 4 30etan abiatuko zen eta. Autobus barnean arraro xamar ikusi dut Fredi, bere keinuekin nahikoa izan dut aren jarrera ulertzeko, izan ere esku bat sabelean izan du eta sufrimendu aurpegia nagusitu zaio. Denbora pasatu ahala Fredik kostata adierazi dizkigu bere sintomak, eta ez zen momenturik honena 12 orduko bidaia aurretik geneukala jakinda. Abundabadeko mediku batean gelditu eta honi pastilla batzuk ematea baino gehiago ezin izan dugu espero.  Bitartean leku ezagun batean gaudela konturatuko gara, Osama Bin Ladeneri buruz dakiguna gertau omen zen tokian. Aurretik Pakistanera bidaiatzea ez ote zen arriskutsua galdetu genion geure buruari, baina han egon geunden.
Bero itogarria zen nagusi berriz ere Karakorum Highwayetik, bertan Indo ibaiaren ur biziak ikus ditzakegu bidetik atzean uzten genituen herrixkekin batera. 16 ordu luze iraun dugu Chilaseko hotelera iritsi arte, gure lagun suediarraren arazoa zela eta gauzatu behar izan ditugun geldialdiengatik.

Alberto

Itzulpena: Andoni Zerain

Publicado el 26/06/2011 por Alberto Zerain.

Comentarios

No hay comentarios


Nuevo comentario





Cerrar