Entre seracs, avalanchas y algún terremoto

Tiene 3 comentarioscomentar este artículo


Alberto

Al amparo del único espacio que nos brinda esta ruta que hemos intentado, nos preparamos para descansar la noche antes del descenso al Campo Base. A pesar de que el frío, con sus garras debiera ir reteniendo piedras, seracs y hielo en general en las zonas altas, a media noche advertimos mucho desorden fuera. Por todo el valle del Diamir retumban estruendos producidos por avalanchas. Nosotros seguimos con nuestros sueños más extraños que de costumbre por mezclarse con los sonidos de fuera. La helada nos visita también para ver dónde puede hincar el diente. Sin embargo, hoy no dejamos nada expuesto. Todos los trapos que llevamos nos los hemos puesto, así como el doble calcetín grueso y los botines. Por encima, el saco de Cuny de 300 gramos crea una atmósfera hogareña. Por si acaso, hemos dejado que el sol pegue en la tienda un rato antes de empezar a movernos.

Hacia las 7, estamos preparados para descender. Pronto, nos asomamos al corredor de 1300 metros, donde los últimos 100 metros son de 70 ° en hielo sucio. Hacemos un rápel con la cuerda de 80 metros y por no empezar dejando mosquetones para que la cuerda se recupere bien, la cuerda se queda enganchada y tengo que volver a subir los 40 metros. Tras colocar la cuerda en otra roca más abajo, Cuny prueba a tirar de ella desde abajo y parece que se puede recuperar bien. Sin embargo, mientras estoy rapelando, un desprendimiento de piedras inestables de arriba, han conseguido empotrar la cuerda de nuevo. Unos metros más abajo, Cuny me recuerda: «ajústate las botas y los botines lo mejor que puedas». Y entonces veo que empieza a destrepar la empinada pendiente que antes de 400 metros no va a bajar de 60 ° de inclinación en hielo muy cambiante e incómodo. Las dos siguientes horas son de máxima concentración, de un nivel de tensión alto, y de un no bajar la guardia nunca.

Salvada la parte más expuesta, nos paramos en una zona a resguardo, empapados de sudor. Tras descansar casi una hora, volvemos con los últimos 600 metros más relajados, y en el glaciar están Txingu y el cocinero esperándonos. Después de un efusivo saludo, nos pregunta Txingu: «¿Qué tal arriba el terremoto de las once de la noche?».


Txingu

La verdad es que esta expedición está resultando movidita. Primero, por el problema de las tripas, dos compañeros nos abandonaron y yo me quedé a medias tintas. Luego, los dos grupos que estaban aquí se fueron, empujados por el cansancio y el miedo a las avalanchas. Hicimos un primer intento a la Mazeno, y después de hacer unos 1000 metros de ascensión, llegamos a una arista de roca suelta y bastante tiesa que nos conducía a una zona imposible.

Nos entró el mal tiempo e improvisamos un vivac en una zona espectacular para luego ya bajar por un empinado corredor no exento de caída de piedras y peligro de avalanchas. Tras el merecido descanso, no hacemos más que mirar a la Mazeno e intentar averiguar por dónde se podría subir. Pero la verdad es que no hay ninguna posibilidad frente al peligro y las dificultades, según mi humilde punto de vista. Pero los días pasan, las avalanchas nocturnas son una constante durante las largas noches en el saquito y estamos intranquilos.

Parece que vienen 2 o 3 días de buen tiempo y Alberto y Cuny deciden hacer otro intento por otro corredor o espolón más a la izquierda. Aquí nuestro criterio no coincide y aunque creo que a Alberto no le parece bien, yo decido no animarme. Es simplemente el miedo el que me hace tomar esta decisión. Me parece demasiado expuesta a avalanchas y caída de piedras, y técnicamente complicada, por lo que decido quedarme.

Así que cojo la mochila y me voy por unos días a un pico próximo de 6200 metros. Desde aquí arranca una arista que va al Mazeno por donde yo les proponía, pero luego tampoco resultó ser tan fácil como yo creía. Así que acabamos cada uno por su lado y ambos nos dimos cuenta de que por ahora, este año al menos, la Mazeno, está muy dura de pelar.

Me sentó bien esta salida, yo sólo por ahí. A veces hay que tomar decisiones que no son ni de tu agrado ni del de tu compañero, pero cuando sientes algo que te dice que no, creo que está bien hacerle caso. Y hay que tener confianza para sacar estos temas sobre la mesa con respeto.

Ahora estamos comiendo, durmiendo, vagueando, panza arriba y, como siempre, a verlas venir. Creo que ahora concentraremos nuestras fuerzas y energías primero en el Nanga Parbat y, a pesar de que no tenemos una buena aclimatación como para 8000 metros, daremos todo lo que tenemos y, como siempre, confiar en las buenas condiciones.


SERAC, ABALANTXA ETA LURRIKARAREN BATEN ARTEAN

Zeharkatzen saiatu garen ibilbidea eskaintzen digun toki bakarreko babesean, atseden hartzeko prestatzen gara oinarrizko kanpamendura jaitsi aurretik gelditzen zaigun azken gauean. Hotza egiten ari da eta bere atzaparrekin harriak, serac-ak eta izotza gordetzen ari da leku altuetan, gauerdian ohartarazten dugu. Elur jausiak sortutako dunbotsak burrunbatu egiten dute Diamirreko aran guztian. Gu gure amets bitxienekin jarraitzen dugu, askotan bezala kanpoko hotsekin nahasten direla. Izotzaldia bisitatu egiten digu ea non eragin dezakeen ikusteko. Hala ere, gaur ez dugu uzten ezer azalduta. Eraman ditugun trapu guztiak ipini ditugu, baita ere, galtzerdi lodi bikoitza eta botinak. Gainetik, Cunyren 300 gramoko lozakuak giro etxekoi bat sortzen du. Badaezpada ere, mugitu aurretik dendan eguzkia jotzea utzi dugu.

Zazpietarantz, jaisteko prest gaude. Laster, 1300 metroko korridore batera azaltzen gara, non, azken 100 metroak izotz zikinean 70°-koak diren. «Rapel» bat egiten dugu 80 metroko kordarekin eta korda ondo errekuperatzearren mosketoiak uzten ez hasteko, korda krokaturik geratzen da eta 40 metroak berriro igo behar ditut. Beherago korda ipini ondoren, Cuny behetik tiratzera frogatzen du eta dirudienez errekuperatuko da. Hala ere, «rapelatzen» nagoen bitartean, goiko harri ezegonkorren askatze bat, korda bete betan harrapatzen du berriro. Metro batzuk beherago, Cunyk gogoratzen dit: «botak eta botinak ahal duzun hoberen estutu». Eta orduan ikusten dut 400 metro baino lehen inklinazioko 60°etatik ez den jaitsiko malda aldapatsua destrepatzen hasten dela. Hurrengo bi orduak kontzentrazio handienezkoa dira, tentsio maila handikoak eta zaintza jaiste usten ez dituenak.

Zati ikusgarriena salbatua, babestutako gune batean gelditzen gara, izerdiz blai. Ia ordu bateko atsedena hartu ondoren , erlaxatuak diren azken 600 metroekin itzultzen gara, eta glaziarrean Txingu eta sukaldaria itxaroten gaituzte. Agur adeitsu baten ondoren, Txinguk galdetzen digu: «Zer moduz bizi duzue goian gaueko hamaiketan egondako lurrikara?»


Txingu

Egia esan espedizio hau mugitua izaten ari dela. Lehenengo, sabeleko arazoengatik, bi kide bertan behera utzi zuten eta hitzerdika gelditu nintzen. Geroago, hemen zeuden bi taldeak alde egin zuten, nekeak eta elur-jausiei beldurra bultzatuta. Mazenora lehen saiakera egin genuen, eta 100 metro igo ondoren, harrizko ertz batera iristen gara eta hemendik ezinezkoa den gune batera iristen gara.
Eguraldi txarra hasi zitzaigun eta «vivac» bat inprobisatu behar izan genuen gune ikusgarri batean. Geroago elur-jausiak eta harrien erorketak egoteko arriskua zegoen korridore aldapatsu batetik jaitsi ginen. Merezitako atsedena hartu ondoren, Mazenoari begiratzen diogu denbora guztian eta nondik igo gintezkeen aztertzen saiatzen ginen. Baina egia esan, ez dago posibilitaterik arrisku eta zailtasunen aurrean, nire ikuspuntu xumearen arabera. Baina egunak pasatzen dira, gaueko elur jausiak iraunkorrak dira lozakuan gauden gau luzeetan zehar eta lasai gaude.

Dirudienez eguraldi oneko2 edo 3 egun datoz eta Alberto eta Cuny ezkerrera dagoen beste korridore batetik saiakera berri bat egitea erabakitzen dute. Hemen gure irizpideak ez dute bat egiten eta Albertori ondo iruditzen ez bazaio ere, ni ez nahiz animatzen. Beldurra da soilik erabaki hau hartzera bultzatzen nauena. Elur-jausien arrisku handia eta harriak erortzeko aukera asko daudela iruditzen zait, eta teknikoki zailegia, geratzea erabakitzen dut.

Beraz motxila hartzen dut eta 6200 metroko hurbil dagoen mendi batera noa egun batzuetarako. Hemendik, nik proposatzen nien Mazenoraino iristen den ertz bat abiarazten da, baina geroago uste nuena bezain erraza ez zela konturatu nintzen. Beraz bakoitza bere aldetik bukatzen du eta biok konturatu ginen oraingoz, aurten behintzat, Mazenoa, borrokatzeko gogorra dagoela.

Irteera honetan ondo sentitzen nahiz, ni bakarrik hortik. Batzutan norberaren eta kidearen gustukoak ez diren erabakiak hartu behar dira, baina ezetz esaten dizun zerbait sentitzean, kasu egitea ondo dagoela iruditzen zait. Eta konfiantza eduki behar da gai hauek mahaiaren inguruan ateratzeko errespetu osoz.

Orain jaten, lo egiten, alferkerian, ahoz gora eta, beti bezala datorrenarekin pentsatzen. Uste dut orain gure indarrak eta energiak kontzentratuko ditugula Nanga Parbatean eta, 8000 metroetarako aklimatazio egoki ez eduki arren, daukagun guztia emango dugu eta, beti bezala, baldintza onetan konfiantza izaten.

Itzulpena: Jon Zerain

Publicado el 15/07/2011 por Alberto Zerain.

Comentarios

Txus
18/07/2011
Aupa Txingu, esaten genuen ba, desagertuta zeundela ... Ondo egina!!! "El parco" explayatzen ari da, e? ;-) ANIMO denarekin eta DISFRUTATU.
Tomás Perez del "Urda"
17/07/2011
Animo Txingu, aplaudo tú decisión, eso se puede traducir en una victoria, nunca se sabe. Pero tienes la conciencia tranquila que es lo que vale. Saludos y animo a todos. Suerte. Lo importante es contarlo.
Miguel Alicante
16/07/2011
&aAcute;nimo Alberto, ni los terremotos pueden detener a una fuerza de la naturaleza como tú. Un abrazo desde Chamonix.

Nuevo comentario





Cerrar