De altímetros y animales de morrena

No hay comentarioscomentar este artículo


Lo de ayer estuvo francamente bien. Fue sin lugar a dudas un buen progreso para ir aclimatando. Luego me enteraría de que fue más de lo pensado. Resulta que nada más bajar de la cumbre a la tienda (hemos desmontado la otra para subirla mañana), se me ocurre que voy a regresar hasta el campo base (unas dos horas y media de bajada) para reunirme mañana con Gotzon y Txingu de nuevo y realizar así lo que tenemos previsto de la subida al Changtse. Cuando regreso al base a las 17:00 horas Edorta se queda a cuadros al verme. Él había salido junto con Gotzon y Txingu ayer un tramo y regresó sin aliento. Y yo le digo: ¿es que no conoces a los animales de morrena?


Tras comer algo e hidratarme aprovecho para dormir. El caso es que desde esa cumbre sin nombre de 6420 m que me marcaba el altímetro, más o menos, me parecía que la montaña de 7580 m, el Changtse, estaba mucho más cerca que la diferencia real del monte y mi altímetro. Serán cosas de la visión distorsionada por la aclimatación, me dije. Después de cenar con Edorta y conversar con Shanta, volví al descanso para salir a primera hora de la mañana siguiente. Sin embargo, el tiempo ha empeorado y, tras hablar con los de arriba por Walkie, Gotzon y Txingu, deciden que van a bajar al base.


Ayer habían pasado por nuestro campo una montañera china y su guía. Y tras haber dormido en este campo, salieron en la mañana hacia el base avanzado. Sólo Edorta, Shanta y el kitchen boy les habían visto. Justo cuando hemos acabado de comer han llegado de vuelta. Les hemos saludado y, conversando con ella, nos hemos dado cuenta de que el altímetro de tres de nosotros está equivocado. Esa montaña que no tiene nombre, por no llegar a 7000 metros, seguramente, resulta que no está a 6420, como me indicó el altímetro, sino a casi 400 metros más de altitud. Ahora sí puedo pensar que la vista distorsionada se debe más en todo caso a algún trago de más que a lo que yo pensaba. Esta última noticia nos ha subido la moral.

Publicado el 27/08/2010 por Alberto Zerain.

Comentarios

No hay comentarios


Nuevo comentario





Cerrar