Colaboración de Juan Carlos Arrieta (Txingu)

No hay comentarioscomentar este artículo


Es un tópico generalizado eso de que el Everest está masificado, sucio y que ha perdido interés. Pero en esta vuelta al Himalaya por mi parte, os puedo garantizar que Alberto y yo estamos viviendo una experiencia alpina que nada tiene que ver con esos modos. Solos, completamente solos ante estas montañas gigantes, ni sherpas ni cuerdas fijas, ni oxígeno, y con una montaña hasta ahora que no nos regala nada. Es más, no nos da más que nevadas y cambios bruscos de tiempo, lo que complica aún más las cosas.

Sé que el objetivo de Alberto es muy complicado, pero siempre me han gustado más las formas y el estilo que hacer la cima a costa de lo que sea y como sea, por eso estoy aquí intentando aportar todo lo que tengo, y con el orgullo de que haya contado conmigo.

Estoy rabioso porque arrastro una profunda tos desde que llegué aquí y espero que no sea un lastre, pero como también sé que soy pellejo duro de roer, creo que hasta ahora he estado a la altura. No sé cómo acabará esto y sé que este tipo de ambiciones alpinísticas muchas veces no da resultado. Pero es lo que nos gusta y yo estoy encantado. La estrategia en estos casos es muy importante, pero a pesar de las condiciones ya hemos rondado la cota de 7000 metros, lo cual es importante y nos dice que vamos bien encaminados.

Ya de nuevo en el campo base, la compañía de Gotzon y Edorta se agradece, y el lejano calor de quienes nos apoyan o nos siguen desde Euskal Herria sinceramente también se siente y agradece, sin olvidar que el factor suerte es vital en estos menesteres. Y ahora toca lo que toca: comer, dormir y holgazanear, que rápido llegan las penurias de nuevo.

Besarkada haundi bat,

Txingu

Publicado el 05/09/2010 por Txingu Arrieta.

Comentarios

No hay comentarios


Nuevo comentario





Cerrar